Sus Iglesias












La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Aroche, es un interesante templo parroquial con un dilatado proceso constructivo que va desde avanzado el siglo XIV hasta el siglo XVII, y recoge por tanto elementos de los distintos estilos arquitectónicos de estas épocas, como son el gótico, el mudéjar y el renacimiento.
La zona más antigua del templo se encuentra formando parte del muro de los pies, a juzgar por la portada gótico-mudéjar conocida como  la Puerta de las Limosnas, y la ventana que aparece sobre ésta, que podría remontarse al siglo XIV.
A finales del siglo XV debieron comenzar las obras de un nuevo templo, realizado únicamente en ladrillo, que incluye el muro perimetral, el presbiterio y la torre. A principio del siglo XVI se continuaría con los pilares del primer tramo y sus bóvedas correspondientes, siguiendo la tipología del gótico final usada en la Catedral de Sevilla. En torno a 1530 interviene en la obra su Maestro Mayor, Diego de Riaño, quien realiza la Sacristía, de planta rectangular y cubierta con bóveda vaída encasetonada.
A partir del segundo tramo comienza una nueva fase constructiva en la que se sustituye el aparejo de ladrido por otro de tipo mixto, y en el interior se cambia el diseño de de los pilares, que modifica su estructura gótica por otra pseudo columnaria. Relacionada con esta segunda fase está la labor del prestigioso arquitecto renacentista Hernán Ruiz II, datada en la década de 1560, y a quien se deben las dos portadas laterales, la Puerta del Sol al sur, y la Puerta de las Flores, al norte.
La sucesión de estilos se aprecia también al exterior, y acaba esta segunda fase en los primeros años del siglo XVII como lo atestigua la fecha de 1609 que aparece en el reloj de sol del último contrafuerte del muro de la epístola
El último tramo nunca llegó a cubrirse ni se derribó el antiguo muro de cerramiento de los pies. En época posterior se construye sobre la nave central una tribuna-coro, reservando los tramos laterales para dependencias auxiliares; y exteriormente se colocó sobre ella en el siglo XVII una pequeña espadaña realizada en ladrillo.

En 1835, con motivo de la construcción de un nuevo retablo se adosó al presbiterio un camarín de estructura neoclásica, y ya modernamente, se han realizado obras de restauración que le han dado la prestancia con la que hoy se muestra en su totalidad.


































La ermita de San Mames.
Aunque su verdadero nombre es San Pedro de la Zarza, es popularmente conocida como de San Mamés. Se encuentra a 3 Km. de la villa de Aroche, asentándose sobre lo que fue un importante yacimiento romano, la ciudad de TURÓBRIGA, donde aún hoy podemos ver restos de construcciones de la mencionada ciudad.
El entorno de la ermita es un inmenso llano que forma parte del cauce de la rivera del Chanza y del arroyo de la villa, que separa la ermita en cuestión de la de Santa María del Valle.

El lugar es una llanura fértil con abundante agua, donde se mezcla el típico bosque mediterráneo de encinares con flora característica de ríos (chopos, alisos, adelfas, etc.). Al norte, el paisaje cambia de forma brusca, dado que comienzan las estribaciones de los Picos de Aroche, siendo la vegetación predominante la jara, el brezo, etc. y como consecuencia de la repoblación forestal de los años 70, eucaliptos y pinos.
Esta ermita es una de las denominadas ermitas de Repoblación, construida a finales del siglo XIII y principios del XIV, siendo ampliada y reformada en los siglos XV y XVIII.

La ermita presenta planta basilical con tres naves separadas por arcos apuntados enmarcados sobre alfiz y presbiterio con bóveda nervada gótica.





















































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada